Nuestra Formación

Nuestra formación tiene como fin despertar y desarrollar en nosotros la actitud de discípulos y misioneros de Jesús. Este proceso de maduración de la persona es integral y unificador, y comprende las dimensiones: humana, espiritual, religiosa, apostólica y josefina.